Diferentes formas de actuar frente a situaciones traumáticas

Las situaciones en las que nos podemos encontrar a lo largo del día pueden llegar a superarnos a nosotros mismos. Es decir que cuando ocurre una situación traumática (como podría ser el dasastre de las Torres Gemelas) las personas no están preparadas psicologicamente para lo que está ocurriéndoles, así que son incapaces de controlar sus reacciones, que en situaciones extremas, como accidentes, suelen ser incontrolables para ellos mismos.

Hay muchas maneras de reaccionar ante una situación así, pero al final las podemos dividir en dos grupos:

Utilizando el ejemplo anterior de las Torres Gemelas, el primer grupo reaccionaría llorando y gritando, presas del pánico y la ansiedad. Algunas personas que presenciaran el accidente únicamente corrían en círculos, incluso cuando estaban avisando de que en cualquier momento podría derrumbarse el edificio, ellos no escapaban, eran incapaz de hacer otra cosa que no fuera sucumbir al pánico.

El segundo y último grupo, en la misma situación, no reaccionan, simplemente no serían capaces de moverse ni articular palabra (otra forma de expresar el pánico) quedándose estáticos en su lugar observando o viviendo la situación traumática.

Algunas personas son capaces de sobrellevar esas situaciones (como los médicos y bomberos) ya que están acostumbrados a esas situaciones.