Un grupo de físicos ¿tragado por una nube de antimateria?

Aunque siguen sin saber lo que ocurrió, aventuran algunas posibilidades sobre lo que pasó seis años atrás

El 21 de agosto de 2009, un grupo de físicos que volaba en un avión de investigación atmosférica se introdujo por error en una violenta tormenta y fue rodeado por una misteriosa nube de antimateria. Desde ese momento, los investigadores siguen buscando una razón lógica para ese hecho. Hoy, seis años después, y aunque siguen sin saber lo que ocurrió, aventuran algunas posibilidades en la revista Journal of Plasma Physics.

Joseph Dwyer, físico de la Universidad de New Hampshire, volaba junto a un grupo de compañeros especializados en el estudio de fenómenos eléctricos cuando se produjo el inesperado encuentro. Para realizar su trabajo, los investigadores habían montado un detector de partículas en un jet y todo parecía ir con normalidad hasta que el avión se colocó justo encima de una tormenta muy fuerte. Llegaron allí por error y cuando lo hicieron el avión empezó a caer de forma repentina.

Pero durante aquellos minutos de angustia, los instrumentos del jet empezaron a indicar algo más. El avión estaba rodeado por una «nube de positrones», que son las partículas de antimateria opuestas a los electrones; y estas no deberías de haber estado allí. La nube tenía aproximadamente dos kilómetros de extensión.

Toparse de bruces con una nube de positrones sin que existan otros fenómenos físicos como una fuerte emisión de rayos gamma era algo impensable y que va contra nuestra comprensión de la Física. De hecho, el fenómeno no puede ser explicado por ningún proceso conocido.

«El hecho de que, como salidos de la nada, el número de positrones a nuestro alrededor se incrementara súbitamente en más de un factor de 10 y formara una nube alrededor del avión es algo muy difícil de entender. Y realmente no tenemos una buena explicación para ello» dijo unos de los científicos.

Se sabe que, algunas veces, las tormentas producen destellos de rayos gamma muy energéticos, que pueden a su vez generar pares de electrones y positrones cuando interactúan con el aire. Pero la aparición de positrones debe, a la fuerza, coincidir con un gran aumento en la cantidad de rayos gamma.

«Deberíamos haber visto brillantes emisiones de rayos gamma junto a los positrones. Pero lo único que observamos fue, primero, una nube de positrones, y después otra a unos siete km. de distancia. Y solo después pudimos ver un brillante resplandor de rayos gamma. Lo cual no tiene ningún sentido» 

En el Universo hay aparte de la materia oscura, dos clases diferentes de materia: la «normal» y la antimateria, que son idénticas excepto por el signo de su carga eléctrica. Así, para cada partícula «normal» existe una «antipartícula», que en el caso del electrón es el positrón. Cuando una partícula de materia se junta con otra de antimateria, ambas se aniquilan mutuamente en un destello de rayos gamma.

Una posible explicación para la súbita aparición de positrones es que el avión mismo, de alguna forma, influyera sobre el medio eléctrico de la tormenta. Pero esto, según Dwyer, sería algo muy sorprendente. También sería posible que los investigadores detectaran algún tipo dedescarga eléctrica exótica en el interior de la tormenta, una que implique la existencia de positrones.

También se piensa que pudo ser un rayo oscuro. Estos son una forma de descarga eléctrica en el interior de las tormentas y que se producen en alternancia con los rayos normales. En un rayo oscuro, partículas muy energéticas son aceleradas y pueden producir positrones, que ayudan a descargar el campo eléctrico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s